lunes, 6 de junio de 2011

A verlas venir

Asi estoy. Dando nuevos pasos sin estar muy convencida de ellos. Mezclando continuamente sensaciones opuestas para no perder mi esencia. Y es que no consigo centrar todos los ámbitos de mi vida, ¡será posible!
Ahora que hay ciertas cosas que vuelven a su lugar, emociones que me envuelven, cosquilleos que solo han estado hibernando. Ahora que siento que tengo tantos planes que me llenan y me hacen feliz, siempre hay una parte que no encaja, que quiere que tu cabeza no pare de dar vueltas.

¡Sol vuelve a salir hoy y déjame mirar al horizonte!

3 comentarios:

Lale dijo...

Miri!! A ver si me mandas un email informativo y me cuentas qué pasa por allí. Te mando un besito grande

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=mqqLoUcLX5I

Anónimo dijo...

Tienes suerte de ser alguien con inquietudes, con emociones, con planes, con sueños, con objetivos, con preocupaciones, con disgustos, con quebraderos de cabeza y con alegrías inmensas. El día que te falte todo eso, el día que no tengas motivos para llorar, para agobiarte, para darle vueltas a la cabeza...cuando te despiertes y las sensaciones sean las mismas un día tras otro... Ese día, será el último de tu vida. Hasta entonces, procura retrasar al máximo ese día. Parafraseando: "no te mueras más que por amor".